MADRID

Percepción: me encuentro decadente, pero no lo soy.

He vuelto a España. He vuelto a Madrid, a Lavapies, a Malasaña, al Prado, a ver el Guernica, a San jinés, a Argumosa, a sus cafeterías sucias, a sus calles ensombrecidas llenas de voces, de ruido. He vuelo a Madrid porque he querido, porque cada vez que intento huir, regreso.  Es una maldición, no lo sé. Es por una temporada corta, me digo a mi mismo. He vuelto a Madrid y me gusta lo que veo, los mismos viejos, pero más viejos, los jóvenes, el mundo “modernillo” por el que desfilan, por el que pretenden ser europeos, el fútbol (su vida), Latinoamérica en una tienda o en una esquina, ese sol que no se esconde, Gran vía llena de pretensiones de algo que jamás pudo ser, Fuencarral que parece que no acaba y una cerveza que te moja las manos, Lavapies oscurecida con la tensión de otras vidas, un pueblo en una ciudad y una ciudad que quiere ser algo más que un pueblo.   He vuelto a Madrid y por un instante me siento en casa.  ¿Sabría la desdicha apreciar esta ciudad que  se parece a América Latina y que esconde miedos de la guerra y susurros en árabe?

En unos meses salgo de acá y estando fuera, quizás siempre me quiera ir.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: