LA VENTANA

La ventana desnuda que me despide con un trazo de  50 años, de 50 generaciones de imberbes, de tontos, de ciegos, y allí estaba yo, entre los tontos, los imberbes, los ciegos, allí frente a la ventana, esperando el agua, esperando el frío del nostálgico otoño y el calor del puto verano (el verano es una puta, Cuando no tienes con quien más salir) los dolores de cabeza, la ternura de miradas, de voces que me nombraron durante años, el tiempo que se escondía detrás de un viejo refrigerador que no contenía nada, nada más que mi flacura. La ventana en una ciudad con falo, dentro de otra Ciudad que esconde relatos,  narraciones vacías e itinerantes.  Esos personajes parpadeantes que se sentaron conmigo, con un café en la mano, con la soledad en el cuerpo y las ganas de hablar de nada, proyectos perdidos, cuentos mal escritos, la ventana que ardía y quemaba las palabras que escribía.  Allí en esa ventana, pasaron los días, los amores, el licor, la poesía que robaba, las noches que me empujaban a perder la cordura, esa mancha de vino en el suelo que nunca se fue, esa luz de peluquería barata que iluminaba el polvo y los ruidos confusos del miedo.  Nombres somnolientos e innombrables  que miraron por esa ventana o huyeron sin explicación. La ventana que me despertaba, escondida tras dos cortinas verdes, con el olvido que se estrellaba contra los vidrios, esa ventana perezosa que vomitó sueños y encuentros, ahora desaparece, ahora da a otro lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: